Dejó de leer los votos en el altar por leer mensajes de infidelidad

    Una mujer descubrió la noche anterior al día de su boda varios textos de un número desconocido que pusieron en evidencia la doble vida de su prometido y haciendo que todas sus ilusiones se desvanecieran y su mundo se tornara muy oscuro.

    Esta novia, Casey, contó muy indignada todo lo acontecido en una publicación en Whimn; desde cómo se enteró de lo sucedido hasta cómo se vengó de la forma más dramática que pudo

    Mientras disfrutaba de cócteles con sus damas de honor la noche anterior su teléfono sonó; lo que esperaba es que fuera un mensaje de felicitaciones anticipado pero muy por el contrario fue entonces cuando recibió la evidencia que hizo que su matrimonio se acabara en menos de 2 segundos.

    Era una serie de textos de una conversación entre un número desconocido y su futuro marido, Alex, en capturas de pantalla.

    Las imágenes iban acompañadas de un pequeño texto: “No me casaría con él. ¿Podrías tú?”.

    Como prueba adicional la mujer le envió fotografías de ella al lado de Alex con muchos más textos con detalles muy íntimos de su aventura que iban desde meses atrás hasta solo unos días antes de la boda.

    Los mensajes eran:

    “Este fin de semana. Tú y yo. Estará muy encendido. Trae tu mejor juego A”.

    “Tu cuerpo es increíble. Y sí que sabes cómo usarlo. Desearía que mi novia tuviera la mitad de las habilidades que tú”.

    Casey se dio cuenta inmediatamente que no se trataba de una broma, que todo eso era real; ató cabos y se creyó tonta por no darse cuenta antes. Sus amigas le dijeron que cancelara la boda inmediatamente pero Casey estaba en shock y no podía pensar con claridad y se fue a dormir en vez de seguir tratando con ello.

    Al despertar supo exactamente lo que debía hacer, todo seguiría igual, la boda iba a celebrarse, con la diferencia que al momento de leer los votos, Casey expondría a Alex leyendo los textos que enviaba a aquella mujer frente a todos.

    Decidió leer los mensajes de texto en vez de los votos

    Caminó lentamente por el pasillo y al estar frente al altar se dirigió a la multitud que los acompañaba diciendo: “No habrá boda hoy. Parece que Alex no es quien pensé que era.”

    Tan pronto como lo dijo todos quedaron conmocionados, Alex se acercó a ella para tomarle las manos pero ella se resistió, sacó su teléfono y leyó los mensajes en voz alta. Mientras lo hacía, Alex perdió el color del rostro y entonces salió de la iglesia junto con su padrino de bodas quien estaba al tanto de su aventura.

    Volvió a dirigirse a la multitud y dijo:
    “Los amo a todos y aunque esto sea bastante horrible me alegro de que todos estén aquí. Hoy no habrá una boda, pero en cambio, habrá una celebración de honestidad, de encontrar el amor verdadero y de seguir tu corazón incluso cuando te duela”.

    A pesar de haber descubierto que el hombre de sus sueños no era nada de lo que creía, insistió en hacer “una fiesta increíble”.

    ¿Quién crees que ganó más en esta situación?

    Déjanos tu opinión y comparte

    Añadir un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *