Dane, un niño encantador de tan sólo 9 años de edad, nunca se llegó a imaginar que causaría furor en las redes sociales, tras un vídeo grabado y